• Las líneas exteriores, robustas y elegantes, claves a la hora de proyectar estos vehículos
  • Los tonos sobrios y metalizados son tendencia en estos modelos de gran tamaño como símbolo de elegancia
  • El nuevo miembro de la familia SUV de SEAT se viste de gala con tejidos y acabados sofisticados

“Tiene que ser un coche que transmita personalidad, fuerza y prestigio”, éste fue el encargo de Alejandro Mesonero-Romanos, director de Diseño de SEAT, a su equipo. Pero ¿cómo se consigue que una mezcla de pinturas y mica pueda convertirse en un color elegante? o ¿qué elección de tejidos convierten el interior de un coche en sofisticado? Ahora que el SEAT Tarraco se ha presentado al mundo, descubrimos qué hay detrás del proceso de creación de este tipo de vehículos y las claves de lo que será el nuevo lenguaje de diseño de la compañía.

Diseño exterior del SEAT Tarraco

-Amor a primera vista: el 65% de los clientes que compra un SUV lo hace por su diseño exterior. De hecho, sus líneas son uno de los rasgos característicos. “Son más agresivas, fuertes e imponentes”, comenta Xavier Villanueva, diseñador de exteriores de la marca. El frontal es una de las partes más importantes del SEAT Tarraco: “la rejilla tiene una posición más vertical respecto a la de otro tipo de vehículos”. “Esto hace que tenga un capó más alargado, líneas altas, robustas y alzadas”, añade.

Diseño interior del nuevo SUV de SEAT

-Nuevos desafíos para los diseñadores: el habitáculo de un SUV es comparativamente más grande que el de otros modelos. Estos nuevos volúmenes suponen un reto para el equipo de diseño: “los clientes quieren encontrar un buen equilibrio entre confort, ergonomía, prestaciones… este es otro de los aspectos a tener en cuenta cuando se proyecta un coche de este segmento”, añade Daniel Hervás, diseñador de Interiores de la compañía. En el caso específico del SEAT Tarraco, la inclusión de una pantalla flotante ha sido un reto para el equipo. “A pesar de sus dimensiones, el tablero central no puede perder la ligereza en sus líneas”, concluye Hervás.

Acabados del SUV Tarraco

-La identidad, en un pigmento: “el tamaño, la forma y el target determinan por completo la gama cromática de cada modelo. Cada segmento tiene su color”, comenta Jordi Font, responsable de Color&Trim de SEAT. La paleta de un SUV de SEAT tiene que expresar “seguridad y protección”. “Pide tonos sobrios o metalizados y, dependiendo del tamaño, se puede jugar con elementos como el techo bicolor o determinados acabados”, añade Font. La del SEAT Tarraco está compuesta por ocho tonalidades “que le dan ese ADN elegante que define su carácter”, concluye.

-Vestidos para la ocasión: a la hora de escoger los acabados para el mayor SUV de SEAT, se ha trabajado con materiales premium. “Se han seleccionado tejidos de tipo mélange y, por primera vez, acabados en cromado mate que le dan al coche un extra de sofisticación”, comenta Amanda López del departamento Color&Trim. Además, para comprobar las múltiples combinaciones de diseño interior se ha hecho uso de la realidad virtual.

¿Cómo se ve el diseño de un coche antes de fabricarlo?

-La realidad virtual en el diseño de un coche, la mejor aliada: ya sea para definir la apariencia interior, las líneas exteriores o los aspectos aerodinámicos, la realidad virtual juega cada vez un papel más decisivo. “Antes, con los renders, los diseñadores podían ver su trabajo con un 60% de realismo. Gracias a la virtualidad, esa cifra se eleva al 90%. Eso permite ahorrar mucho tiempo en el proceso de diseño”, comenta Manel Garcés, responsable de Visualización de SEAT. Gracias a las reuniones y al trabajo codo con codo, el departamento de Visualización ofrece las herramientas necesarias para optimizar el trabajo de los diseñadores. “En muy poco tiempo, el equipo de interiores puede ver en 3D lo que ha dibujado minutos antes”, añade Garcés.

-Cuatro modelistas y más de 320 horas: a pesar de las nuevas tecnologías, realizar un modelo con clay sigue siendo imprescindible para ver, por primera vez a escala real, las dimensiones del nuevo SUV de 7 plazas. A la hora de dar forma al Tarraco, se han utilizado 5.000 kilos de arcilla y el mayor reto ha sido “controlar los volúmenes y las proporciones de un coche tan grande”, comenta Carlos Arcos, modelista responsable de modelos exteriores.

-En su mejor momento: todo el trabajo del departamento concluye con el freeze design, una réplica en resina de lo que será el vehículo final y que sirve para aprobar las líneas del nuevo modelo de SEAT. Este es el último eslabón del proceso de diseño. A partir de este momento la idea pasa a manos de los ingenieros.