Compartir

Desde hace poco más de una década, los coches familiares han ido irrumpiendo con fuerza en las carreteras españolas. Estos vehículos ofrecen un gran espacio a los ocupantes y por ello se les consideraba los más apropiados para realizar viajes en grupos o para transportar a las familias. Cuentan además, con numerosas categorías disponibles, destacando los compactos familiares, las berlinas familiares y los monovolúmenes, que pasan por ser los más representativos. Sin embargo, en los últimos años ha saltado a escena una nueva alternativa, el SUV (Sport Utility Vehicle). Un modelo de coche, a caballo entre el 'hatchback' (vehículos con un maletero integrado, al cual se tiene acceso mediante un portón trasero) y el todoterreno. El SUV también ofrece un notable espacio interior y además lo complementan con un diseño más deportivo y mayores posibilidades para recorrer todo tipo de superficies, sumado a un maletero con bastante capacidad de carga hace que se pueda englobar al SUV dentro de los coches familiares.


Los vehículos familiares más convencionales también han evolucionado en sintonía con los nuevos tiempos y por ello siguen siendo una alternativa que goza de gran predicamento en el mercado. El SEAT Alhambra, por ejemplo, se ha ubicado en la vanguardia de su categoría en pleno 'boom' del SUV. Conviene tener presente que los monovolúmenes siguen ofreciendo una altura y una anchura que hacen que los trayectos largos sean más agradables para los niños (y, por extensión, para los padres). Simultáneamente, el maletero es también espacioso y se caracterizan por un funcionamiento mecánico bastante fluido. Estos coches facilitan una gran estabilidad en carretera si bien ello implica renunciar a un uso algo más deportivo. En cualquier caso, los compactos familiares, como el SEAT León ST, sí que se prestan a un estilo de conducción más deportivo. En suma, las propuestas familiares de siempre no se han quedado atrás en la carrera.


Por lo que respecta al SUV, su popularidad no deja de crecer año a año. Los conductores han visto en este coche el equilibrio perfecto entre todas las necesidades que pueden tener en carretera y un coche familiar. Su marcado diseño urbano lo convierte en un vehículo totalmente apropiado para l a ciudad, mientras que su robusto eje y su altura lo hace tan válido como un todoterreno para atreverse por senderos muy irregulares. Además, el SUV no es ajeno a las diferentes situaciones de cada familia, pudiendo optar por modelos de diferentes tamaños y capacidades. El equipamiento tecnológico es otro de los puntales de una categoría que se toma muy en serio la seguridad tanto activa como pasiva. No en vano, basta con acercarse a un colegio para ver cuántos padres recogen a sus hijos con un SUV. En este sentido, el SEAT Ateca es una gran noticia para los amantes de estas sensaciones porque supone ofrecer una relación calidad/precio difícil de igualar.