DATOS HISTÓRICOS

Es verano de 1957 y la gente ya se ha acostumbrado a ver coches por la calle. Ahora, en cualquier ciudad española, ya forman parte inequívoca del paisaje urbano: grandes, elegantes e impresionantes, pero también ruidosos y oscuros. Y aunque todos hayamos visto alguno, no todo el mundo ha tenido la suerte de subirse a uno y menos aún de conducirlo.

Y entonces, el 27 de junio, aparece. Pequeño, colorido, rebosante de estilo y de personalidad: el SEAT 600 entra en escena para demostrarle a todo el mundo que incluso el más pequeño puede vencer a un gigante. Al principio solo se dejan ver algunos especímenes de este curioso vehículo, pero muy pronto se convertirá en el amo de las calles de todo el país. Gracias al 600 (apodado «la pelotilla», «el seilla» —porque todo el mundo tiene uno—, «la bolita»), el sueño de tener y conducir tu propio coche ya no parece un imposible.

Y no solo eso. Gracias al SEAT 600, España no tardará en empezar a hablar un lenguaje desconocido hasta entonces, usando nuevas palabras como dominguero y hablando de viajes por la costa e incluso de turismo nacional. La familia que se ha quedado en el pueblo ya no está tan lejos y las ciudades de España se sentirán más cerca que nunca.

Son placeres que puedes disfrutar tras una espera típica de cuatro años hasta que te entregan tu coche.

CARACTERÍSTICAS

El SEAT 600 es excepcional por su sencillez mecánica y su asequible precio: en una época en la que los coches son dominio exclusivo de la gente rica, solo cuesta 65.000 pesetas de la época, 390 € actuales. Así pues, ir a visitar a la familia en un SEAT 600 era un signo inequívoco de que las cosas «te iban bien».

EVOLUCIÓN

El SEAT 600 se convirtió en un coche tan popular que se fabricó en mil variaciones: 4 puertas (800), descapotable, furgoneta...

El 3 de agosto de 1973, con 794.406 coches fabricados, el último SEAT 600 dejó la cadena de montaje de la Zona Franca de Barcelona. Se había ganado el corazón de todo un país y dejó un vacío tan difícil de llenar que tuvieron que pasar muchos años para que la marca consiguiera crear otro coche tan icónico y mítico como el 600: su nieto, el SEAT Ibiza.

Ese último coche era un 600 L Especial blanco al que los trabajadores de la fábrica despidieron de la cadena de montaje con una pancarta en la que se podía leer: «Naciste príncipe, mueres rey». La noticia salió en todos los periódicos y para SEAT fue el final de una era, la primera de su ilustre historia.

Más información sobre los modelos históricos de SEAT en el nuevo Museo Digital.

DATOS TÉCNICOS

Modelo: SEAT 600
Año: 1957
Período de producción: 1957-73
Unidades fabricadas: 794.406 (más 18.200 unidades del 800 de 4 puertas)

Motor y Transmisión
Motor, Posición: 4 cilindros en línea, trasera, longitudinal
Cilindrada: 633 cm3 (60 x 56 mm)
Mecanismo de distribución: Válvula en cabeza, 2 válvulas por cilindro
Alimentación: 1 carburador Weber
Caja de cambios: Manual con 4 velocidades
Tracción: Trasera

Chasis
Suspensión delantera: Independiente, ballesta transversal baja
Suspensión trasera: Independiente, ejes oscilantes
Neumáticos: 5,20 x 12
Frenos: Tambor

Carrocería

Tipo: 2 puertas
Nº de plazas: 4
Largo / ancho / alto: 3.285 / 1.360 / 1.405mm
Peso: 585 kg

Rendimiento

Potencia: 21,5 CV (DIN) a 4.600 rpm
Relación peso / potencia: 27,2 kg/CV
Máxima velocidad: 95 km/h
Consumo: 7 l/100 km